Hans Holbein el Joven (der Jüngere) (Augsburgo, Sacro Imperio Romano Germánico, ¿1497?​-Londres, entre el 7 de octubre y el 29 de noviembre de 1543) fue un pintor, grabador e impresor alemán que se enmarca en el estilo llamado Renacimiento nórdico. Es conocido sobre todo como uno de los maestros del retrato del siglo XVI.​ También produjo arte religioso, sátira y propaganda reformista, e hizo una significativa contribución a la historia del diseño de libros. Diseñó xilografías, vidrieras y piezas de joyería. Se le llama \"el Joven\" para diferenciarlo de su padre, Hans Holbein el Viejo, un dotado pintor de la escuela gótica tardía. Nacido en Augsburgo, trabajó principalmente en Basilea como artista joven. Al principio pintó murales y obras religiosas y diseños para vidrieras y libros impresos. También pintó ocasionalmente retratos, destacando internacionalmente con retratos del humanista Desiderio Erasmo de Róterdam. Cuando la Reforma alcanzó Basilea, Holbein trabajó para clientes reformados mientras continuaba sirviendo a patrones religiosos tradicionales. Su estilo gótico tardío fue enriquecido por las tendencias artísticas en Italia, Francia y los Países Bajos, así como por el Humanismo renacentista. El resultado fue una combinación estética única en sí misma. En busca de trabajo, viajó a Inglaterra en 1526 con una recomendación de Erasmo. Fue bienvenido en el círculo humanista de Tomás Moro, donde rápidamente alcanzó alta reputación. Después de regresar a Basilea durante cuatro años, reemprendió su carrera en Inglaterra en 1532. Esta vez trabajó para las dos fuentes de mecenazgo, Ana Bolena y Thomas Cromwell. En 1535, Enrique VIII lo nombró pintor del rey. En este cargo, produjo no solo retratos y decoraciones festivas, sino también diseños de joyería, platería y otros objetos preciosos. Sus retratos de la familia real y los nobles son un recuerdo vívido de una corte brillante en los años trascendentales en los que el rey Enrique afirmó su sobre la Iglesia de Inglaterra. Su arte fue apreciado desde el principio de su carrera. El poeta y reformador francés lo llamó «el Apeles de nuestro tiempo», un elogio típico de la época.​ Holbein también ha sido descrito como un gran «fuera de serie» de la historia del arte, puesto que no fundó ninguna escuela.​ Después de su muerte, se perdió parte de su obra, pero comenzó a ser coleccionada, y en el siglo XIX, Holbein fue reconocido entre los grandes maestros retratistas. Recientes exposiciones han subrayado asimismo su versatilidad. Dedicó su línea fluida a todo tipo de diseños, desde complicada joyería a monumentales frescos. El arte de Holbein a veces se ha llamado realista, puesto que dibujó y pintó con excepcional precisión. Sus retratos eran famosos en su época por el parecido que lograba; y ahora «se ven» a grandes figuras de la época, como Erasmo o Moro, a través de los ojos de Holbein. Holbein nunca quedaba satisfecho, sin embargo, con la apariencia externa. Incrustaba capas de simbolismo, alusiones y paradojas en su arte, produciendo la interminable fascinación de los estudiosos. El historiador del arte Ellis Waterhouse opina que su retratística «permanece insuperada por la seguridad y la economía de medios, penetración en el personaje y una combinación de riqueza y pureza de estilo».​

Holbein, Hans (ca. 1497-1543)

Año de nacimiento:

1497

Lugar de nacimiento:

Augsburgo

Año de fallecimiento:

1543

Categoría profesional:

Grabadores, Pintores,

Campo de actividad:

Retrato pictórico, Pintura,

Organismo o grupo relacionado:

Renacimiento alemán

Lengua: Alemán